Mi Carrito (0)

No products in the cart.

Mi Carrito (0)

No products in the cart.

La influencia de la Luna en la vida y la mujer

La luna es el refugio de la memoria. Hablar de la luna es hablar de la madre, de la memoria, de qué hacemos para sentirnos seguros. Hablar de la luna es hablar del mundo que hacemos por impulso y se nos mete muy dentro.
La Luna es el ciclo constante de nuestras mareas emocionales, el recuerdo que vuelve una y otra vez, previo, escondido o claro, de nuestro pasado o lo que nosotros recordamos de ese pasado. La luna es lo que hemos sido y, por lo tanto, la estima de lo que somos, por eso es tan importante conocer bien este ciclo cambiante para poder entender nuestros propios cambios.
Siempre que iniciamos un camino evolutivo e integrativo, uno de los primeros pasos para equilibrar nuestras emociones y cuerpo, es vivir incluyendo el ritmo de la Luna.
Para ello necesitamos conocer los ciclos lunares.
 

¿Cómo es un ciclo lunar?

Tiene una duración de 29,53 días. 
Un total de 13 lunaciones anuales. 
Cada lunación está dividida en 4 fases.
 
Todas estas fases nos entregan la oportunidad de vibrar o fluir con el momento energético. 
Vivir acompasada con el cielo aporta una sensación de comprensión y mayor conexión con una misma.
A continuación conoceremos las 4 fases lunares naturales, aunque si quisiéramos elevar esa conexión entre nuestra Luna Natal y la Luna en el cielo, sería recomendable incluir también información en relación a los signos astrológicos.

LAS 4 FASES LUNARES

Luna Nueva

La Luna Nueva se da cuando el Sol y Luna están en conjunción exacta, es decir en el mismo grado por lo que en ese momento no podemos ver a la Luna. Podríamos decir que es el momento de página en blanco del ciclo lunar. 
Este momento es ideal para…
● Iniciar proyectos 
● Dejar un mal hábito
● Hacer una lista de intenciones, de objetivos factibles, desafiantes y alineados con tu sentir para los próximos 6 meses
● Momento ideal para tratamientos hidratantes que te ayuden a restaurar o reparar.

Luna Creciente

En esta fase, la Luna recibe algunos rayos de Sol. Desde el Hemisferio Norte la Luna dibuja una D, mientras que en el Hemisferio Sur la Luna nos recuerda la forma de la C.
A lo largo de los 14 días la Luna ejerce una fuerza positiva a la hora de expandir y hacer crecer. 
En esta fase nuestros proyectos e intenciones de la Luna nueva ya han empezado a germinar y a desarrollarse. 
Este momento es ideal para…
● Impulsar, mover…
● Tomar decisiones
● Puedes sentir más fuerza a la hora de expresar tus emociones o tu sentir
● Cortarse el cabello para que crezca fuerte y rápido o implementar tratamientos para reforzar el crecimiento

Luna Llena

En esta fase el Sol y Luna están en oposición de 180º. 
Este momento es ideal para…
● Poner luz a aquello que no habíamos percibido antes
● Conectar con nuestra intuición o sentir
● Cargar piedras, mazos de tarot o hacer rituales enfocados a nuestra energía más elevada
● Baños con sal y vinagre 
● Los días previos, son días de mucha concentración energética y si eres especialmente sensible a las fases lunares, podrías sentir el efecto de la Luna en el cuerpo: mayor cansancio, dolor de cabeza o insomnio, con lo que, es importante prestarle atención y concederte dosis extra de descanso, purificar el cuerpo con baños o limpiezas energéticas, Palo Santo o incienso
● Alimentación más ligera y beber mucha agua
● Cortar el pelo si lo que buscas es que crezca más fuerte (no más rápido)
 
 

Luna menguante

En estos momentos la Luna recibe algunos rayos de Sol pero distintos a como sucede en la Creciente. En este caso en el Hemisferio Norte la Luna dibuja una C, mientras que en el Hemisferio Sur la Luna nos recuerda a una D.
Este momento es ideal para…
● Parar y reflexionar, sacar conclusiones
● Interiorizar tus emociones o pensamientos
● Eliminar líquidos, grasas y residuos con mayor facilidad por el impulso a la limpieza dado por la Luna  por ello son ideales desde el punto de vista del cuerpo las mascarillas, depilación y tratamientos détox 
● Del mismo modo también la limpieza en casa, en el trabajo o en relaciones
● No es momento de iniciar nada ya que podría quedar teñido de cierta falta de impulso o procrastinación
Sabiendo que Ayurveda es vida y la vida es una secuencia de ciclos ¿Qué relación tiene el ciclo menstrual, con el ciclo lunar y los doshas?
El término “menstruación” viene de las palabras griega y latina que significan mes (mensis) y luna (mene). Tradicionalmente se ha considerado que la luna influye en la menstruación; de hecho, no es casualidad que el ciclo de la luna sea similar al ciclo de la menstruación.
El promedio de ciclo menstrual es de 28 días y el promedio de ciclo lunar es de 29,5 días. Ambos tienen 4 fases que coinciden en cuanto a la duración en días.
Y la influencia de la luna se expande más allá del ciclo menstrual, afectando también a otros procesos biológicos como el parto o el sueño; e incluso en nuestro comportamiento y humor.  Los animales también ajustan su comportamiento a las fases de la luna. Si tienes gatos o perros, te darás cuenta que suelen aullar más durante la luna llena. Y las plantas también son receptivas a los ciclos de la luna; de ahí que la agricultura biodinámica considere la influencia energética de la Luna para optimizar los cultivos.
En la actualidad las mujeres estamos desconectadas de nuestros cuerpos y nuestros ciclos naturales. En algún momento en el camino dejamos de asombrarnos de la naturaleza que contenemos y de la cual formamos parte.
La medicina tradicional Ayurveda nos vuelve a sincronizar con los ritmos lunares, recuperando la conexión ancestral entre la mujer y la luna.
Para el Ayurveda el ciclo menstrual es una oportunidad única durante el mes para purificar y regenerar nuestro organismo y así aumentar nuestra vitalidad; se considera como una eliminación necesaria, una actividad biológica, pero también una oportunidad de desintoxicarse, purificarse de manera integral y regular. La mujer en el Ayurveda es la clave para lograr armonía, salud en la familia, en la sociedad y en el mundo.
Una mujer conectada con su cuerpo, mente y espíritu trabaja en conjunto con la naturaleza para tomar toda la energía y así renovarse.
Pero cuando Ella se aparta y bloquea su fuente de la naturaleza no puede ayudar ni curarse a sí misma.
Este bloqueo a menudo se muestra como un impedimento en el flujo menstrual y la base de su equilibrio menstrual es el equilibrio doshico.

¿CUÁLES SON LAS FASES DE LA MENSTRUACIÓN SEGÚN AYURVEDA Y ACORDE A LA LUNA?

RAJASHRAVA KAAL (FASE MENSTRUAL)
La duración varía acorde a Acharya Sushruta, entre 3 y 5 días. Los textos védicos explican que el color de la sangre debe ser similar al color de la flor del loto rojo y no sufrir dolor ni quemazón o inflamación. De lo contrario, podría indicar que los doshas están alterados.
Esta fase se asocia al dosha Vata y a la luna nueva, entendiendo que el movimiento trae consigo un nuevo renacer de la mujer.
RUTU KAAL (FASE FOLICULAR Y OVULACIÓN)
Dura entre 12 y 15 días acorde a Acharya Sushruta. El endometrio empieza a crecer para estar listo para recibir el esperma y crear vida y, a la vez, en el ovario va creciendo el óvulo. Según el Ayurveda “Como la flor de Loto se cierra tras el atardecer, el Yoni de forma similar se cierra y no acepta Shukra (líquido reproductor del hombre) tras la fase de Rutu Kaal”.  
Esta fase se asocia al dosha Kapha y a la luna creciente y llena, entendiendo que la mujer se nutre en abundancia y es capaz de absorber la luz y llenarse de vida. 
RUTUVYATITA KAALA (FASE LUTEAL)
Comprende desde el día 16 hasta el inicio de la menstruación. Es un periodo no fértil, asociado a la fase secretora. El recubrimiento uterino produce ciertas sustancias químicas que ayudan a mantener un embarazo temprano o, si no hay embarazo, el recubrimiento uterino se prepara para descomponerse y desprenderse.
Esta fase se asocia al dosha Pitta y a la luna menguante, entendiendo que la mujer se va hacia dentro para concebir o para prepararse para su renacer a través de la menstruación.

¿RECOMENDACIONES SEGÚN TU DOSHA Y ACORDE A LA LUNA?

Cuando sea LUNA NUEVA
VATA
Es necesario que desaceleres, descanses y te relajes pues la menstruación está dominada por la energía Vata y las mujeres con alto contenido de Vata de forma natural, o que tengan un desequilibrio Vata, pueden agravar/incrementar este dosha.
Mímate y nútrete en todos los sentidos.
PITTA
Descansa y desacelera también.
Meditar ayudará a salir de la cabeza y relajarse mentalmente. Aprovecha para conectar con la fuente de inspiración y poder creativo.
KAPHA
Liberar, dejar ir. Kaphas tienden a retener mucho en su interior. Es momento de crear espacio.
Conecta con la naturaleza
Para todas, si los calambres y dolores son frecuentes utiliza algo caliente sobre el vientre (botellas, bolsas de especias etc). Y si son muy severos se pueden emplear paquetes calientes de aceite de ricino el resto del ciclo, pero NO mientras se está sangrando.
Cuando sea LUNA CRECIENTE
VATA
Poco a poco aumenta el ritmo e intensidad. Mantente afianzada y cultiva estabilidad.
Crea una agenda que equilibre estructura y regularidad con espontaneidad y diversión
PITTA
Recuerda disfrutar de la vida, estar presente ¡no todo es trabajo ni obligaciones. Cuidado con los estimulantes. Recuerda tener tiempo para divertirte, relajarte y descansar
KAPHA
¡Muévete! Esta fase está dominada principalmente por Kapha, por lo que puedes sentirte más letárgica.
Rellena tus reservas de energía y distribúyelas. Conecta con quienes quieres, te inspiran y motivan.
Durante el periodo de ovulación nuestras energías están muy altas. Muchas de nosotras, de forma inconsciente, hacemos uso de la energía , usamos de más y podemos terminar agotadas y quemadas. El punto de equilibrio es algo personal, cada una tiene el suyo.
Cuando sea LUNA LLENA
VATA
Fortalece el cuerpo físico con prácticas un poco más intensas o de fuerza y resistencia.
Nutre la piel y todos los tejidos del cuerpo profundamente, lo que ayudará también a nutrir y calmar el sistema nervioso: abhyanga (auto masaje), hidratarse, lubricarse.
Exprésate artísticamente, lo que te funcione o te guste.
PITTA
Pasa tiempo en voluntariados para afianzar tu cuerpo y tu corazón sirviendo a otros. Permítete sentir placer que proceda de dentro. Comparte con otras personas, conecta. Conecta con la naturaleza, bajo la luna.
KAPHA
Ejercicio físico intenso. Conecta y conecta con otros, cocina para ellos. Comparte tu amor. Escucha a quienes te necesitan, ofrece apoyo. También es un bueno momento para conectar con otros, dar y recibir masajes, ser de servicio o crear.
Cuando sea LUNA MENGUANTE
VATA
Comienza a reducir el ritmo y no agotarte para conservar energía para la siguiente fase y ciclo.
Comienza a llevar tu atención hacia dentro, a mimarte y cuidarte profundamente, medita.
Comienza a simplificar tu dieta también.
PITTA
Entra en contacto con tus emociones, crea espacio para ellas. Siéntate contigo misma, siente. Sal de tu cabeza. ¿Hay algún patrón que se repite? Sumérgete en él.
Comienza a desacelerar y descansar más.
KAPHA
Despeja, organiza y limpia tu espacio interior y exterior. No priorices a las demás personas enfócate en ti.
Frota tu cuerpo con tu mano o un guante para reactivar la circulación y limpiar el sistema linfático.
Es el momento de apapacharte con un masajito con aceite de incienso, disfrutar un chocolate, leer un libro que te inspire, hacer un diario o notas de gratitud, donde puedas anotar tus deseos e intenciones para este ciclo.
La consciencia es el sutil fuego de la transformación. Utilizar las energías de tu ciclo, de la luna, te ayudará a fluir mejor por la vida y en tu cuerpo-mente.
Recuerda siempre observar cómo te sientes, lo que te pide el cuerpo y la mente. Esa es tu mejor herramienta de trabajo, tu mejor guía, y realmente tu única y mejor maestra. ¡Escúchate!
Ábrete a conectar con tu feminidad, a través de tu naturaleza cíclica. Ábrete a experimentar, a través de tu cuerpo, el movimiento de tus doshas al ritmo de la luna. Ábrete a sentirte en cada fase y dejarte guiar por la sabiduría milenaria de la medicina tradicional Ayurveda.