Nuestro Templo y las Creadoras de la Magia

Lidia Hernández

Soy una persona alegre, sensible, paciente, cada vez más intuitiva.
Lo que más me gusta de mi trabajo, son los tratamientos corporales y los faciales, porque me dan una satisfacción plena, ese sentir que hago sentir. Ser partícipe del momento que viven en su experiencia en Zen y sobre todo trabajar más allá de lo superficial.

A lo largo de mi trayectoria, no he dejado de formarme y me encanta estar en un constante aprendizaje. Estoy especializada en rituales faciales-corporales con aromaterapia, tratamientos holísticos Ayurveda e Indiba. Soy un alma libre, que siente y disfruta de los pequeños detalles.

Para mi Zen significa parte de mi vida, un camino que estoy recorriendo en el que estoy creciendo personal y profesionalmente. Me he encontrado con personas que han contribuido en este crecimiento, he aprendido de experiencias que me da el día a día, y que con los años me va brindando sabiduría.

"Todo pasa por algo, y no hay mal que por bien no venga"